El Lugar Santo terrenal : Santuario terrenal

Ahora, pues, si diereis oído a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos; porque mía es toda la tierra. Y vosotros me seréis un reino de sacerdotes, y gente santa. Estas son las palabras que dirás a los hijos de Israel. (Éxodo 19:5-6) Por tanto, acordaos de que en otro tiempo vosotros, los gentiles en cuanto a la carne, erais llamados incircuncisión por la llamada circuncisión hecha con mano en la carne. En aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo. Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo. Porque él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación, aboliendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos un solo y nuevo hombre, haciendo la paz, y mediante la cruz reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo, matando en ella las enemistades. (Efesios 2:11-16)

En Éxodo 19:5-6 el Señor propone un pacto que el pueblo de Israel acepta, luego en Éxodo 24:7-9 el pacto es sellado con sangre de animales. Inversamente, la Palabra de Dios en Efesios 2:11-16 testifica que el Señor había derribado la Pared Intermedia de Separación entre Judíos y Gentiles. De manera que si queremos mantener al día nuestra maqueta del Santuario Terrenal, será necesario derribar el Lugar Santo, como hemos de ver adelante.

La figura a la izquierda muestra la caída del Muro de Berlín, que representó por 45 años la separación de la ciudad de Berlín en dos partes, la parte pro Soviética, y la parte pro Americana de la guerra fría. Si bien se trata de un muro terrenal, que separa literalmente una población de la otra, la caída de este muro nos puede ayudar a comprender que Dios mismo había establecido un muro entre Judíos y Gentiles, hasta Cristo, con cuya victoria permite reformar las cosas (Hebreos 9: Especialmente el 10)

La pared intermedia de separación(Efesios 2: 14) aquí señalada está dada espiritualmente porque los Gentiles no eran partícipes del Pacto de Dios con su pueblo, no podían participar en las promesas, lejos de la Esperanza y lejos de Dios en todo el mundo. Esta pared impedía a los gentiles acercarse al Santuario Terrenal, al único lugar de adoración sobre toda la tierra entonces, tal y como vemos en (Hechos 21:26-30). Esta pared de conceptos sustentados por la fuerza de Israel-Judá, es una pared de naturaleza espiritual, celestial, invisible, de materia del pensamiento humano, pero respaldada por la fuerza de los ejércitos de Israel, estaba representada enel Tabernáculo de Reunión por las paredes o cortinas que separaban el Lugar Santo o Segunda Parte, del Atrio.

El Lugar Santo representa este apartado espiritual privilegiado que Dios había concedido al Pueblo de Israel, la descendencia del Padre de la Fe, Abraham. En el centro de todo se encontraba el propio Santuario Terrenal, o "Lugar Santo" Terrenal. Porque es necesario recordar la conversación de Nuestro Señor Jesucristo con la mujer Samariatna: Nuestros padres adoraron en este monte, y vosotros decís que en Jerusalén es el lugar donde se debe adorar. Jesús le dijo: Mujer, créeme, que la hora viene cuando ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis al Padre. Vosotros adoráis lo que no sabéis; nosotros adoramos lo que sabemos; porque la salvación viene de los judíos. Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren. (Juan 4: 20-23)

Lo que estudiamos en Efesios 2:11-16, sobre el DERRIBAMIENTO DE LA PARED INTERMEDIA DE SEPARACIÓN es un hecho relativo al cumplimiento del Tipo Profético del Tabernáculo de Reunión, pues la caída de la PARED REAL, CELESTIAL, ESPIRITUAL, entonces, nosotros también debiéramos derribar la pared del Lugar Santo, para MANTENER AL DÍA NUESTRO MODELO DE LAS COSAS ESPIRITUALES.

Hebreos 9:7-8 y la Caída del Lugar Santo.

pero en la segunda parte, sólo el sumo sacerdote una vez al año, no sin sangre, la cual ofrece por sí mismo y por los pecados de ignorancia del pueblo; dando el Espíritu Santo a entender con esto que aún no se había manifestado el camino al Lugar Santísimo, entre tanto que la primera parte del tabernáculo estuviese en pie.(Hebreos 9:7-8)

¿Y cuál es la Primera Parte si no es el Lugar Santo representado en el Santuario Terrenal? Dice pues que cuando el Sumo Sacerdote entra al Lugar Santísimo o Primera Parte, la Primera Parte, el Lugar Santo ya no está en pié. Desde que la Primera Parte cae, cae la Pared Intermedia de Separación, y la propia Nación de Judá es entregada a sus enemigos para ser destruída, a partir del año 70 de la era Cristiana, mientras los Discípulos de Jesús aún vivían. Desde entonces ya no es necesario ir a adorar a Dios a Jerusalén y a su Santuario destruído, sino que en cualquier parte invocando el Nombre de Nuestro Señor Jesucristo(1 Corintios 1:2; Juan 4:20-26)